Socialización. Parece y suena como una palabra importante. Y, de hecho, lo es, cuando se trata de garantizar que tu cachorro madure y se convierta en un perro amigable y adulto que viva la vida al máximo.

Ahora que tienes un cachorro, debes asegurarte de que se convierta en un perro bien adaptado, feliz en compañía de personas y otros animales.

Ayudando a tu cachorro a socializar

Los beneficios de la socialización temprana no pueden ser sobreestimados, pero la buena noticia es que es fácil y puede ser divertido para ambos. Todo lo que tienes que hacer es sacarlo de allí y tanto como puedas y tan pronto como sea posible. Y con las primeras vacunas a las seis semanas, puedes sacarlo de casa para dar paseos. Sin embargo, una advertencia: trata de no hacer esto demasiado demasiado pronto; construye las nuevas experiencias de tu cachorro lentamente, sobre todo al principio.

Tu cachorro y otras personas

Haz que se acostumbre a los extraños, pero ten cuidado de que no abrumen a tu nueva mascota en sus muestras de afecto.

Es importante que tu cachorro también se familiarice con los niños. Incluso si no hay niños en la casa, haz que se encuentre con alguien afuera. Una sugerencia es llevarlo a las cercanías de una escuela; los niños no necesitarán ningún estímulo para hacer un escándalo al darse cuenta que llevas un cachorro. Pero no olvides que los cachorros pueden cansarse rápidamente, así que asegúrate de que las reuniones con otras personas sean bastante cortas y dale a tu cachorro tiempo para descansar.

Deja que tu cachorro vea a otros perros

Un aspecto crucial de la socialización es la introducción de tu cachorro a otros perros y, de hecho, a otros cachorros. Sin embargo, es importante que se encuentre con otros animales que estén bien socializados; una experiencia desagradable puede tener un efecto de por vida en un cachorro.

Al estar rodeado de perros adultos, tu cachorro aprenderá a respetar a sus mayores, incluso llegando a ser «disuadido» por un perro mayor si tiene miedo o se encuentra demasiado nervioso.

Pero ten cuidado de que tu cachorro no se sienta abrumado por un perro más grande y juguetón. Lo último que quieres es que se asuste, así que asegúrate de estar listo para agacharte a su nivel y brindar un refugio seguro si es necesario.

No hay ninguna razón por la que tu cachorro no deba conocer a otros amigos de cuatro patas, como gatos, caballos e incluso animales de granja. Este tipo de exposición pagará dividendos a medida que tu cachorro se convierta en un perro adulto seguro y amigable.

Tu cachorro y otros lugares

Como parte del proceso de socialización, acostumbra a tu cachorro a una variedad de entornos, imágenes y sonidos. Para una mascota que socializa bien con los humanos, esto debería ocurrir naturalmente. Acostumbrarlo a las ciudades, el campo, el tráfico y los viajes en automóvil debe ser una experiencia agradable para ambos; solo recuerda no hacer demasiado a la vez.

Si deseas obtener información más detallada sobre cómo socializar, tu veterinario estará encantado de recomendarte más lecturas. Es posible que desees considerar la posibilidad de inscribirte en una clase de socialización de cachorros que muchos veterinarios suelen tener.

0/5 (0 Reviews)