Cómo enseñar a tu perro a esperar es una de las primeras órdenes que debe aprender tu perro. La orden “esperar” o “quieto” le da a tu perro las indicaciones de cómo debe comportarse. Esto es útil para el día a día y es muy fácil de enseñar.
Mediante el uso de esta palabra, evitarás más de un dolor de cabeza y a la vez enseñarás a tu perro a ser más educado y por lo tanto, a que te obedezca.

Para qué es útil enseñar a tu perro a esperar

Para enseñar a tu perro el comando “espera” o “quieto”, no se necesita ningún equipamiento especial. Sólo se necesita paciencia y algo para recompensar a tu perro cuando lo haga bien, como galletas para perros o su comida favorita. Lo importante es que tu mascota aprenda a obedecer esta orden.
Pero recuerda que para que esto ocurra, debe sentirse seguro y asociar esa palabra con una situación positiva.
Así que si después de decir la palabra “espera” y tu perro enseguida obedece la orden, sin duda se le debe recompensar.

Te darás cuenta de que esta acción animará a tu perro a obedecer la orden, pues asocia esa palabra con algo bueno.
En general, se recomienda que este comando se enseñe a una edad temprana. Los cachorros aprenden rápido esta orden. Por lo tanto, es importante enseñarlo desde la infancia. Si tu perro ya es adulto, lo mejor es ser paciente.
Pero no todo está perdido. Con amor, dedicación y tiempo, seguro que puede obedecer la orden sin ningún problema.
El comando “espera” en la formación de un perro puede ser utilizado en diversas situaciones. Se puede utilizar antes de dejar tu perro en el patio, o cuando vas a pasear con él, también se puede utilizar cuando se está alimentando a su mascota.
De esta manera, puedes controlar su ansiedad, evitando que salte y ayudándolo a entender que debe esperar unos pocos segundos para conseguir su comida.
También es muy recomendable y eficaz cuando se tienen muchos perros en casa. Imagínese todos sus perros corriendo y ladrando, o peor, en el interior de tu coche, puede ser peligroso.

esperar 2

Cómo enseñar a tu perro a esperar y permanecer quieto

El comando de entrenamiento de un perro es muy fácil de usar. Puedes comenzar con un ejercicio sencillo, cuando tu perro esté listo para salir a dar un paseo, antes de abrir la puerta de tu casa, utiliza la palabra “espera”. Abre un poco la puerta, y si tu perro se lanza enseguida hacia la calle, cierra la puerta rápidamente, y repite el ejercicio.

En las primeras etapas de la formación, la recompensa es muy importante. Siempre hay que tener a mano unos pedacitos de comida para enseñarle a tu perro.

Hay que tener paciencia, los perros no siempre entienden lo que queremos que haga, dale tiempo para comprender la situación, no desesperes.
En el momento en que tu perro comienza a obedecer a la orden “espera”, y espera unos segundos con la puerta abierta sin querer abalanzarse sobre ella, rápidamente recompénsale, sabrá que esperando es la manera de obtener la comida.

Después de practicar este ejercicio durando unos días, tu perro debe ser capaz de estar junto a la puerta abierta y mantenerse quieto, es hora de introducir la orden “vamos” que indique que ahora puede salir de casa.
No olvides nunca recompensar las buenas acciones de tu perro. Es la única manera de que entienda que todo lo que haga bien, se le recompensará. Poco a poco obedecerá las órdenes que le enseñes. Sólo debes tener paciencia.