La clave para que tu perro interactúe con otros perros, o la llamada socialización, es la familiaridad y la experiencia. Debes exponer a tu perro a tantas experiencias positivas, con tantas personas, lugares y animales diferentes como puedas.

¿Tu perro se encuentra tranquilo, confiado y controlable cuando interactúa con otros perros o personas? Algunos perros muestran peculiaridades curiosas de la personalidad. Tienen miedo de las personas que usan guantes o de hombres con barba. Algunos ladran ferozmente cuando ven a otro perro o están aterrorizados al subir a un automóvil.

La socialización tiene como objetivo corregir este comportamiento en perros. Es un proceso que debe comenzar cuando un perro es joven, pero continúa durante toda la vida adulta. Incluso un perro que ha sido adoptado como adulto puede beneficiarse de la capacitación en socialización.

La familiaridad engendra el éxito

La clave de la socialización es la familiaridad y la experiencia. La simple exposición repetida no es suficiente, la experiencia que tiene tu perro mientras se encuentra en estas nuevas situaciones debe ser positiva. Por lo tanto, invitar a los hijos de un amigo a dejar que tu perro se acostumbre a ellos no será útil si le pellizcan y lo golpean o lo asustan.

Educarlo joven

Cuando tu perro aún es joven, la escuela de adiestramiento y las fiestas de cachorros; así como las visitas a la clínica veterinaria son una oportunidad fantástica para que tu perro se convierta en amigo de otros perros. Resiste la tentación de mimar a los perros nerviosos o reprender a los perros demasiado ruidosos. Los perros son animales sociales y deben aprender a interactuar unos con otros, como es lógico, ¡la mejor manera de hacerlo es a través de la interacción!

Permítele conocer a personas de todas las formas, tamaños y edades y tener algunas golosinas listas para ayudar a recompensar el buen comportamiento. Recuerda nunca dejar a tu perro solo con niños pequeños o bebés. Los niños muy pequeños pueden lastimarlo o asustarlo sin quererlo y, si tu perro se sobresalta o se siente incómodo, puede volverse contra ellos.

Cambia la ruta de los paseos diarios y lleva a tu perro a lugares a los que no está acostumbrado. Cuanto más experimente, más cómodo estará en situaciones fuera de lo común.

Ayuda profesional

Si tu perro muestra un comportamiento agresivo, no dudes en buscar ayuda profesional. Una reacción agresiva no es necesariamente el signo de un perro malo, pero debes abordarlo rápidamente. Habla con tu veterinario, quien podrá recomendarte un especialista en comportamiento.