Los perrros  son mamíferos de la clase Canis lupus familiaris, cuadrúpedos y vivíparos (ejemplos de vivíparos ejemplos.co/animales-viviparos) y al igual que nosotros entran en un periodo de gestación, el cual requiere ciertos cuidados. A sí que  en esta entrada te daré los cuidados que tienes que tener cuando tu perra está embarazada.

embarazo

Si el embarazo de la perra es algo que han decidido los amos y que está controlado, lo primero que debe hacerse es elegir al padre. Hacerle un chequeo médico y asegurarse de que está en buen estado de salud y que no tenga infecciones parasitarias. Llevar a la perra al veterinario, el cual decidirá el mejor momento para que la perra este preñada.

Antes del embarazo, ambos padres deberán estar convenientemente vacunados  para asegurar que el sistema inmunitario está en perfecto estado para garantizar la seguridad de los cachorros.

A veces, tras la monta, si no se ha producido la fecundación, puede ocurrir lo que se llama un falso embarazo, esto es; la perra muestra los síntomas del embarazo, pero sin cachorros. En casos extremos puede incluso sufrir un parto falso y se trata con fármacos

La gestación de una perra dura de 60 a 63 días, aunque puede acortarse si las crías son grandes  y los síntomas del embarazo son el abultamiento del abdomen y el crecimiento de mamas y pezones, que se hacen más grandes y rosados.

La perra preñada deberá seguir una dieta equilibrada tratando de no modificar su peso y sobre todo durante las primeras 6 semanas. Normalmente, a partir del mes y medio es conveniente aumentar la cantidad de comida en un 25%, sin embargo deberá ser el veterinario quien recomiende el tipo de alimentación y la cantidad exacta.

Los animales en general, y las perras en particular, se las arreglan para parir solas, sin embargo es conveniente vigilar que todo vaya bien e incluso tener a una persona en la que la mascota confíe especialmente por si tuviera que intervenir. Cuando se aproxima el parto, la hembra comienza a mostrar ciertos signos: se muestra inquieta, busca un lugar tranquilo y poco iluminado, se lame la vulva con frecuencia y su temperatura baja a 37º. Si además se produce un ahuecamiento en el área de las caderas y tirita, es que la perra está dilatando y tiene contracciones. Para ello ten preparada una caja grande donde quepa ella con sus cachorros y cúbrela de trapos, mantas viejas o cojines para que esté cómoda. Antes de que pasen dos horas después de la primera contracción, nacerá el primer perrito.