Lobo gris, lobo ártico, lobo rojo, lobo blanco y lobo mexicano son algunas de las especies que de este animal se encuentran distribuidas en el planeta. Con una velocidad de desplazamiento de alrededor de 65 km / h, el lobo es un mamífero con características excepcionales. En el presente artículo conocerás algunas curiosidades sobre los lobos.

Mamífero mejor adaptado

Solo antecedido por el hombre, el lobo es el mamífero que más se ha adaptado a las condiciones climáticas y ha vivido en diversas zonas geográficas.  Este animal de singular belleza es el ancestro del perro doméstico, así como del digno y el coyote.

Los lobos más fuertes conocidos hasta el momento han pesado hasta 80 kilos, siendo el peso medio de los lobos de kilogramos. En esta especie los adultos tienen grandes huellas 13 centímetros de largo y 10 centímetros de ancho, las marcas más grandes encontradas.

Grupos de lobos

Paquetes es la denominación que se le concede a los grupos en que cazan los lobos, el cual puede estar conformado por alrededor de 20  lobos. No obstante, la cifra se encuentra determinada por elementos tales como la calidad del hábitat donde se encuentran y la cantidad de alimento que ella exista.

Los paquetes se encuentran conformados por una pareja alfa o reproductora de lobos, la cual se encarga de dirigir las actividades de caza. Los cachorros de lobo nacen sordos y ciego, y solo hasta los 8 meses se encuentran aptos para unirse a la cacería.

1475433308_864_curiosidades-sobre-los-lobos

Animales con gran resistencia

De gran resistencia son los lobos que viven en el Ártico, pues estos deben recorrer grandes distancias para encontrar comida, y pueden estar varios días sin ingerir alimento.

Para cazar animales de gran tamaño el lobo necesita hacerlo en grupo; solo así puede capturar alces, caribúes y yaks. De estar solo sus presan serán ardillas, mapaches y conejos.

Dos capas de piel y de protección contra el frío

Estos animales cuentan con dos capas de piel: una inferior y otra superior. Tal condición les permite vivir en temperaturas de hasta  40 grados bajo cero. En climas cálidos los lobos aplanan su piel para ajustarse a las temperaturas en esas zonas.

Uno de los lobos más resistentes es el negro pues este es inmune a las infecciones de forma más efectiva que el resto de los ejemplares. El lobo negro es producto de la unión entre el lobo gris y el perro doméstico, producto de cuya unión es el singular color de su pelaje; ideal para la caza nocturna.