un ejercicio bastante útil  y práctico para cuando tengas que sacar a tu perrito a dar un paseo.

En este ejercicio no usaras ningún tipo de orden para que tu perro deje de tirar la correa. La señal que le indicará a tu perro que no debe tirar de la correa es la misma correa. Cuando él tenga la correa puesta, no deberá tirar, este es el objetivo de este ejercicio. No importa si te mire o no te mire, si olfatea el suelo, si camina de espaldas… etc.

Sí que utilizaremos una orden para empezar a caminar, puedes usar la palabra “vamos”,   “camina”, “let’s go”. Es importante que realices este ejercicio en un lugar sin distracciones.

Antes de seguir avanzando, es importante que tu perro esté familiarizado con el collar o la correa, si no lo está no podrás empezar este ejercicio. Utiliza siempre una correa normal, de cuero o nylon, si usas un collar de adiestramiento (de ahorque o de púas) puedes lastimar seriamente a tu perro.

correa 2

No tirar de la correa. Criterio 1: Guía a tu perro con la recompensa.

Coge una recompensa en tu mano izquierda, mientras que con la mano derecha sujetas la correa. Asegúrate que la correa esté colgando, formando una “U”. Si no está colgando es porque tu perro está tensándola o porque tienes la correa muy corta.

Di “vamos” y camina un paso, guiando a tu perro con la recompensa para que camine cerca de ti, a tu lado izquierdo. No te preocupes si él no te mira o si él va un poco por delante o un poco atrás. Lo único que buscas es que camine contigo sin tirar de la correa.

Detente después de dar un paso. Recompensa a tu perro si no tiró de la correa (no necesitas hacer click en este ejercicio, pero si lo haces, que sea cuando la correa esté colgando).

Si tu perro tira de la correa, no lo des la recompensa. En cambio, guíalo con la misma hasta que se acerque a ti y repite el procedimiento.

A medida que tu perro progrese con este ejercicio, aumenta el número de pasos que das antes de detenerte. Cuando logres dar 10 pasos o más sin que tu perro tire de la correa, puedes pasar al siguiente criterio.

NOTA: esto puede llevar varias sesiones, ¡no desesperes! Tomate el número de sesiones necesarias antes de pasar al siguiente criterio.

No tirar de la correa. Criterio 2: Caminar sin tirar de la correa hasta un punto focal.

Es en este criterio cuando tu perro empezará a comprender realmente que no debe tirar de la correa. Practica este ejercicio en un lugar tranquilo y en el que exista algo que llame la atención de tu perro, pero no de manera exagerada, por ejemplo, una pelota en el suelo, una persona…esto es lo que llamaremos punto focal.

EL punto focal debe estar al menos a 10 pasos de distancia y no debe moverse para no distraer excesivamente a tu perro. Sujeta la correa con tu mano derecha y coge una recompensa de comida en tu mano izquierda. Atrae a tu perro hacia tu lado izquierdo con la recompensa de comida y dásela.

Ya con tu perro cerca y la correa floja (colgando en forma de “U”) di “vamos” y empieza a caminar hacia el punto focal. Dale recompensas de comida a tu pero mientras caminas, siempre que la correa siga floja y tu perro se acerque lo suficiente para recibir la recompensa. Trata de darle recompensas frecuentemente porque esto atraerá su atención y reforzará la conducta de caminar cerca de ti.

No te preocupes si tu perro no te mira y se concentra en el punto focal. Lo único importante es que no tire de la correa. Si tu perro tensa la correa, retrocede hasta el punto donde comenzaste a caminar, repite el procedimiento hasta que puedas llegar al punto focal sin que tu perro tire de la correa.

Para no cansar a tu perro, limita el tiempo de práctica a cinco minutos por día, no te preocupes si necesitas más de una sesión para llegar al punto focal. Si no lo consigues, prueba a cambiar el lugar de entrenamiento o el punto focal. Cuando logres llegar al punto focal pasa al siguiente criterio.

correa