¡Bienvenidos a un nuevo ejercicio! Donde tu perro aprenderá a echarse de lado. En el ejercicio anterior “échate” tu perro debe echarse, pero quizás se eche como una esfinge. Esto es perfecto para las competencias de obediencia canina, pero no tiene mayor importancia para la vida real.

Sin embargo, que tu perro se eche ladeado es muy útil, ya que así lo mantienes en esa posición por un tiempo, por el contrario que con la posición en esfinge que no aguanta por mucho tiempo. De esta manera, si quieres que tu perro pueda permanecer echado por más de unos minutos, lo mejor es que le enseñes a echarse sobre un costado.

Puedes usar la palabra “descanso”, “o “relax”. Elige la que más te guste, siempre que no se parezcan a otras órdenes.

lado

Descanso. Criterio 1: Guías a tu perro con la recompensa para que se eche de lado.

Coge una recompensa con la mano y guía a tu perro  de la misma manera que hiciste en el ejercicio “échate”, cuando tu perro se eche, mueve lentamente la recompensa hacia un lado de su cabeza o hacia su espalda (como si quisieras ponerla en su nuca). Entonces, tu perro se echará de lado. Trata de guiarlo hacia el lado que él prefiere naturalmente cuando se echa por  propia voluntad.

Cuando tu perro se eche de lado, haz click y dale la recompensa, repite esto 10 veces. Si tu perro consigue hacerlo bien 8 de cada 10 pasa al siguiente ejercicio en la próxima sesión, en caso contrario deberá repetir este criterio.

!Estupendo! Nuestro perro ya ha aprendido a echarse de lado siempre que se lo ordenes, verás que esto te resultará muy útil en ocasiones en las que quieras que tu perro esté tranquilo y relajado durante un periodo de tiempo.