Los perros Pitbull son considerados frecuentemente perros peligrosos, lo que nos lleva no solo a crear un claro prejuicio, sino más bien a creer que hay perros buenos y malos y que no somos responsables de ello.

Mas por fortuna muchos son los fanes de esta raza, en tanto que este perro, como cualquier otro, merece una casa, un buen entorno y una familia presta a percibir todo cuanto un perro puede dar.

Lo que precisas saber es que ya antes de adoptar un perro que tiene ciertas necesidades hay que informarse, y es por ello que, en esta ocasión, te decimos si realmente los pitbull son peligrosos:

Dueños potencialmente peligrosos

En numerosos países, el Pitbull se considera una raza potencialmente peligroso. Esta legislación tiene por objeto fomentar y establecer determinadas reglas de comportamiento, en tanto que afirma que los perros que son parte de esta lista solo deben caminar con un bozal, una guía corta y bajo la responsabilidad del dueño, que asimismo debe conseguir una licencia con una serie de requisitos.

Asegurar un dueño responsable, sano y comprometido con las necesidades del animal es preciso tratándose de perros musculosos y auténticos, mas emplear el término «perros peligrosos» es un grave fallo, en tanto que ciertos dueños son los que verdaderamente son peligrosos para la sociedad. Recuerde, por servirnos de un ejemplo, las riñas de perros que aún son parte de nuestra realidad, si bien sea furtiva.

Entonces, ¿por qué razón nos preguntamos en tantas ocasiones si un pitbull es un perro peligroso? Pues sencillamente juzgamos a esta raza por sus cualidades físicas, entre las que se puede destacar una musculatura desarrollada y una enorme destreza atlética.

Ciertos perros pequeños, como los Chihuahua o bien el pequinés, pueden ser verdaderamente gruñones e inclusive llegar a morder, como cualquier otro can que no esté adecuadamente adiestrado. En consecuencia, lo único que nos hace meditar que un can es más peligroso que otro son sus cualidades físicas, pues evidentemente el ataque de un cánido musculoso y mordido fuerte no es igual al de un cánido pequeño.

Por ende, la primordial diferencia radica en las peculiaridades físicas y del dueño, que es la pieza clave para determinar el comportamiento del can.

El comportamiento del Pitbull

Tendemos a opinar que Pitbull es un perro con un comportamiento naturalmente violento, mas esta idea es equivocada por el hecho de que el Pitbull es un can equilibrado, atento, leal y también inteligente.

Además de esto, tienen una enorme inquietud por el aprendizaje, lo que se complementa de forma perfecta con una tendencia que les facilita la obediencia.

Como otros muchos cachorros, el Pitbull es juguetón con su familia y siente ansia del momento de ejercicio y ocio, como es lógico que son cariñosos y precisan el cuidado normal que cualquier otro can precisa en todos y cada uno de los aspectos, físico, social y sicológico.

Antes de adoptar un Pitbull

El pitbull no es un cánido peligroso, con lo que esta clase de aseveraciones no deberían influir en su resolución de adoptar un perro con estas peculiaridades, no obstante, ya antes de comprometerse debe tener en consideración lo siguiente:

Se trata de un can que precisa ejercicio incesante, con lo que debe contar con un espacio grande y debe tener la posibilidad de disciplinar a su cánido y de darle todos y cada uno de los paseos y juegos que precisa.

Si tiene pequeños, debe llevarlo cuidado, por el hecho de que si bien Pitbull no sea beligerante, debido a su cuerpo musculoso y fuerza puede herir a los pequeños en un juego, con lo que se precisa la supervisión de un adulto.

Si recibe el suficiente amor, el Pitbull es un perro dulce con la gente, mas en ocasiones no ocurre lo mismo con los animales si no se le da la socialización conveniente desde el instante en que es un cachorro.

0/5 (0 Reviews)