Es importante acostumbrar al perro y al gato, desde jóvenes, a la limpieza cotidiana o periódica: de las orejas, los ojos, los dientes y el pelo. En las tiendas on line especializadas en mascotas como para perros tienda, además de piensos para perros, podemos encontrar muchos productos con los que poder mantener una higiene completa de nuestra mascota. Al principio se plantearán como un juego, serán muy breves y se recompensarán con elogios o unas galletitas; luego ocuparán ya un lugar fijo en el calendario.

higine-general-perroLa limpieza de las orejas se realiza con un algodón o un bastoncillo ligeramente empapados en aceite de cocina. Se pasa el algodón cuidadosamente por la cara interna de la oreja a fin de quitar el cerumen que aparece a la vista. El bastoncillo de algodón sirve para profundizar 1-2 cm en el interior del canal auricular. El conducto auditivo externo del perro y del gato está formado por dos segmentos: uno vertical, que se abre hacia el exterior haciéndose visible, y otro horizontal, que termina en la membrana del tímpano.

Si nos limitamos, como debe ser, a introducir el bastoncillo unos pocos centímetros, seguramente no pasaremos del sector vertical, evitando así inútiles riesgos de lesión en la membrana del tímpano. Estirando excesivamente hacia arriba y hacia afuera el pabellón auricular enderezaremos el ángulo entre los dos segmentos del canal, permitiendo que el bastoncillo, si se introduce demasiado, se sitúe por detrás del tímpano.

La limpieza de la orejas puede hacerse todos los meses a los perros con orejas colgantes o a los que les crezca el pelo dentro de ellas. Este tipo de orejas, por su conformación anatómica, permite un reducido paso e intercambio de aire en su interior. Es por tanto más susceptible de irritaciones y acumulación de cerumen. El perro de orejas rectas y el gato, en condiciones normales, requieren una limpieza mucho menos frecuente, incluso cada dos o tres meses. En las tiendas de animales se venden muchos productos específicos para la higiene y la limpieza de las orejas que puede sustituir perfectamente al aceite de cocina.

La limpieza de los ojos es una práctica muy útil, necesaria sobre todo en los gatos Persas y en los perros de pelo largo que lagrimean demasiado. Las lágrimas, al resbalar, mojan los pelos de la zona, dándoles un color rojizo e irritando ligeramente la piel. En estos casos es necesario limpiar y desinfectar, incluso diariamente, este sector anatómico utilizando una pequeña gasa o un trapo limpio, empapado en agua oxigenada o simplemente en agua mineral natural. Hay que eliminar con cuidado todas las incrustaciones y secar delicadamente la piel. En la práctica cotidiana es muy frecuente observar enérgicas sublevaciones contra la limpieza de los ojos por parte del animal, sobre todo del perro de talla muy pequeña. Aconsejo vivamente no ceder, sobre todo las primeras veces, porque entonces ya labremos perdido la partida.

La limpieza de los dientes es otra intervención higiénica útil e importante. Debería realizarse cada 20-30 días o, a er posible, semanalmente. Se trata de enseñar a nuestro animal a aceptar una sencilla operación: pasar o frotar, con una pequeña gasa o un cepillo de dientes para niños, un dentífrico especial para perros o gatos a lo largo de los dientes y el borde de las encías. Esta práctica evita o reduce la formación de la placa dental y del sarro, causantes de graves estomatitis, gingivitis, inflamaciones periodontales que provocan fuertes molestias, prurito y dolor al animal y hacen que u aliento resulte insoportable. La última práctica necesaria concierne a la higiene del pelo, obtenida a base de frecuentes cepillados, cortes, peinados y lavados con un champú especial. El perro y el gato han de acostumbrarse desde pequeños a aceptar con paciencia estas operaciones. Según la estación del año, el tipo de vida, el pelo del animal, etc., cada propietario debería pedir consejo a su veterinario o criador respecto a los cuidados higiénicos del pelo y de la piel.