Puede ser solo para un chequeo regular, una vacuna o porque tu perro está enfermo o herido, pero tarde o temprano tendrás que llevar a tu perro al veterinario.

Un viaje al veterinario puede ser una experiencia estresante para tu perro. Habrá muchas vistas extrañas, olores, sonidos, personas y animales. Sin embargo, hay varias cosas que puedes hacer para asegurarte de que tanto tú como tu perro tengan una visita cómoda y sin estrés a la hora de visitar a su veterinario.

Llevando a tu perro al veterinario

Asegúrate de sacarlo a pasear antes de ir al veterinario. Esto le dará a tu perro la oportunidad de orinar; Lo que hace menos probable un accidente en el veterinario. Si tu perro ya ha tenido un período de ejercicio, también estará más tranquilo y más dócil.

Usar un transportador

Si su perro es lo suficientemente pequeño, considera llevarlo al veterinario en un transportador. Una caja transportadora se asegura de que no pueda morder, arañar o tratar de huir si se asusta. También protegerá a tu perro de otras mascotas maliciosas en la clínica veterinaria. Finalmente, si tu perro se siente enfermo o se encuentra cojeando, esta será la forma más segura y fácil de transportarlo.

Si vas a utilizar un transportador, asegúrate de poner algo de ropa de cama en él. Un poco de ropa vieja con tu aroma sería una buena opción. Tu perro lo asocia con seguridad y comodidad, por lo que olerte cerca lo hará sentir mejor.

Mientras estén en la sala de espera, mantén a tu perro tranquilo y bajo control. Aunque él puede estar emocionado de conocer a otros animales, es mejor mantenerlo a tu lado o en tu regazo. Asegúrate de darle mucha atención física a tu perro y de hablarle suavemente, esto ayudará a mantenerlo relajado.

Pregunta si puedes ayudar

Cuando sea el momento de que examinen a tu perro, pregúntale a tu veterinario si puedes ayudar a retener a tu perro. Los veterinarios y las enfermeras veterinarias tienen mucha experiencia en la sujeción de animales nerviosos y asustados y saben cómo evitar lastimar a tu perro. Así que no te preocupes; tu perro estará en buenas manos.

Las clínicas veterinarias y los hospitales pueden ser lugares muy concurridos. Si deseas más tiempo para hablar con tu veterinario, Reserva una cita más larga si trabajas o vas durante las horas pico. Las clínicas veterinarias suelen estar en su mayor actividad a primera hora de la mañana o temprano en la noche cuando las personas no están en el trabajo.

Lleva a tu perro al veterinario regularmente para chequeos y para ser pesado. ¡Esto no solo permitirá que tu perro se acostumbre a la experiencia, sino que también acostumbrará al veterinario a tu perro!

0/5 (0 Reviews)