Muchos perros eventualmente sufrirán de osteoartritis, una enfermedad articular dolorosa muy común. La osteoartritis es una enfermedad crónica, que se manifiesta por el desgaste de los cartílagos articulares, especialmente en perros mayores.

Por lo general, los extremos de los huesos están cubiertos con cartílago liso, lo que permite que el esqueleto se articule deslizando los huesos uno frente al otro. Desafortunadamente, sucede que este cartílago se vuelve frágil, a veces hasta el punto de desaparecer por completo, provocando una fricción dolorosa durante el movimiento.

¿Por qué mi perro tiene osteoartritis?

La osteoartritis se asocia muy a menudo con el envejecimiento del perro. El cartílago se deteriorará gradualmente a lo largo de la vida y eventualmente se desarrollará osteoartritis en varias articulaciones simultáneamente. A esto se le llama osteoartritis primaria, sin embargo, las causas pueden ser externas y se pueden combinar varios factores.

La osteoartritis puede ser secundaria a una lesión antigua o al sobreesfuerzo de una extremidad. Una ruptura de los ligamentos cruzados, por ejemplo, hace que la rodilla sea más inestable y puede provocar osteoartritis, incluso en perros jóvenes.

La dislocación de la rótula, más común en perros pequeños, es una causa común de osteoartritis de las rodillas. De manera más general, todas las malformaciones o lesiones antiguas que modifican la postura del animal pueden, a la larga, provocar un roce imperceptible que conducirá a la osteoartritis.

Un desequilibrio postural, o un perro que compensa después de una lesión poniendo más estrés en otras partes del cuerpo, seguramente provocará problemas en las articulaciones.

Asimismo, los movimientos repetidos y los micro-traumatismos de la vida cotidiana pueden dar lugar a estas patologías, como la práctica deportiva intensiva y los saltos durante el crecimiento. El sobrepeso conduce también a la sobre-estimulación de las articulaciones. Algunas razas de perros también son más propensas a tener problemas en las articulaciones, como Labrador, Golden Retriever y Rottweiler.

¿Cómo puedo ayudar a mi perro que sufre de osteoartritis?

La osteoartritis es una enfermedad crónica y dolorosa en la vida cotidiana, pero hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a su perro a sobrellevar mejor esta afección.

Primero es necesario mantener un estilo de vida saludable, con el mantenimiento de una actividad deportiva para mantener la movilidad. Esto debe adaptarse y detenerse ante el menor signo de dolor, como la cojera. Esta enfermedad debilitante puede crear un círculo vicioso, donde la falta de movilidad y el dolor hacen que el perro se vuelva apático y más sedentario, lo que dificulta aún más su movilidad.

También será importante limitar el aumento de peso tanto como sea posible., para evitar imponer aún más tensión en las articulaciones. Una dieta específica, especialmente diseñada para tratar el dolor articular, puede ser un valioso aliado, con la adición de condroprotectores. Encontrará muchos complementos alimenticios en el mercado específicamente dedicados a mantener una buena salud articular.

Su veterinario también puede ayudarlo a controlar el problema, con tratamientos antiinflamatorios e inyecciones para un ataque doloroso.

Considere también la fitoterapia, especialmente a través de bálsamos calmantes y collares que liberan sus sustancias gradualmente. Algunos centros especializados ofrecen hidroterapia canina, donde los perros realizan movimientos acuáticos para movilizar suavemente las articulaciones sin ningún impacto. Estos tratamientos pueden combinarse juiciosamente con sesiones de osteopatía.

La osteoartritis, aunque crónica, no es dolorosa en reposo. El dolor se produce con el esfuerzo y más aún con el frío, sin embargo, su mascota se sentirá aliviada al no tensar las articulaciones. Puedes ayudar a tu perro a disfrutar aún más de estos momentos de respiro proporcionándole una cama muy cómoda. Mejor aún, puede optar por una cama ortopédica, especialmente adaptada a su patología, como un colchón visco-elástico por ejemplo.

¿Cuáles son los beneficios de un colchón de espuma visco-elástica?

Los colchones con memoria de forma contienen un material particular: la espuma visco-elástica, bajo el efecto del calor corporal, esta espuma termo-reactiva se deforma para adaptarse a los contornos exactos del cuerpo. Muy resistente, puede cambiar de forma infinitamente con cada cambio en la posición de su perro. Le da infinitamente más comodidad que una alfombra o un colchón convencional y le permite liberar tensiones.

Recomendados por veterinarios, los colchones con memoria postural son la mejor solución para dormir para perros con dolor articular crónico. Es un dispositivo ergonómico adecuado para animales enfermos. El perro ya no necesita buscar una posición cómoda para aliviar su dolor, es al contrario el colchón el que se adapta a su anatomía.

La osteoartritis en perros es difícil de controlar a diario porque es crónica e incapacitante, provoca un dolor persistente y hace que los perros sean menos activos.

Este método natural permite un abordaje integral de los problemas articulares, también puede prevenir problemas de osteoartritis .en perros con desequilibrio postural. Combinando estas diferentes acciones, podrás evitar la aparición de la osteoartritis, o al menos limitar las consecuencias en la vida diaria de tu perro.

0/5 (0 Reviews)