Tu jardín debe ser un refugio seguro y divertido para toda la familia, y eso incluye a tu adorable cachorro. Muchos productos de jardinería comunes pueden ser peligrosos y, a veces, fatales para los perros. Los pellets de babosas son especialmente tóxicos, al igual que varios herbicidas, así que, por favor, lee atentamente las instrucciones y, sobre todo, mantén estos productos fuera del alcance de tu mascota. Si tiene la mala suerte de entrar en contacto con algo dañino, o tienes sospechas al respecto, contacta a tu veterinario inmediatamente.

Tu cachorro y las plantas

Muchas plantas comunes pueden ser tóxicas para las mascotas y algunas son fatales. Si tu cachorro está tentado de arrancar una planta, por ejemplo, y comienza a masticarla, detenlo; ya que si no conoces qué tipo de planta es puede ser muy peligroso. Algunas otras plantas que son tóxicas para los perros, en algunos casos son:

Prímula, tejo, hiedra, ruibarbo, glicinia, altramuz, guisantes, amapola, crisantemo, laburuheum.

Tu cachorro y las herramientas de jardinería

Si tu cachorro está jugando en el jardín, nunca uses un cortador de césped ya que le pueden causar lesiones graves. Nunca dejes herramientas con cuchillas afiladas y puntas alrededor; si tu cachorro se para en uno, puede resultar gravemente herido.

Tu cachorro y el agua

Asegúrate de que tus fuentes de agua y estanques estén cubiertos mientras tu cachorro es joven. Podrías tener problemas para salir de las aguas más hondas y lesionarse o, por supuesto, ahogarse.

Tu cachorro y la cerca

Uno de sus trabajos de jardinería debe ser verificar que tu cerca sea a prueba de cachorros antes de poder dejarlo salir. Lo último que deseas es que tu amigo se pierda o se lesione en la calle. Y si estás usando un conservante de madera, mantén a tu cachorro alejado hasta que esté seco, y asegúrate de que no queda ninguna lata abierta que pueda oler o beber.