Cuando planees viajar al extranjero con tu mascota, siempre consulta primero a tu veterinario. Especialmente en áreas más cálidas, tu mascota puede estar en riesgo de contraer ciertas enfermedades que son menos comunes en climas más moderados. Además, pueden necesitarse certificados de salud y / o vacunas.

Viajando con tu perro

Viajar con tu perro puede ser muy divertido si haces los arreglos correctos. Sin embargo, una mala planificación anticipada puede hacer que la experiencia sea estresante tanto para ti como para tu mascota. Cuando hayas decidido que tu perro va a ir contigo, lo primero que debes hacer es comprar un collar con su identificación actual y mantenerlo en tu perro en todo momento. Un microchip también puede ser beneficioso para una mayor seguridad. Antes de viajar, tu perro se beneficiaría de un entrenamiento básico para que se comporte bien durante el viaje. Luego, planifica el transporte, qué llevar y dónde alojarte, ya que no todos los hoteles admiten perros.

Viajando en coche

El automóvil suele ser el mejor y más común método de viajar con perros y es probable que tu perro ya haya montado en él para ir al veterinario o al parque. Sin embargo, es justo decir que algunos perros sufren ansiedad cuando viajan en autos, así que trata de hacer que la experiencia sea lo más placentera para él asegurándole que varíe el destino final. Por ejemplo, si solo viajas en automóvil para visitar a los veterinarios, puede asociarlo con experiencias negativas. Sin embargo, llévalo a la playa, al parque o a la tienda de mascotas para obtener un regalo, ¡y puede que empieces a esperar el viaje por carretera!

Si tu perro todavía está inquieto e incapaz de acomodarse en el auto, es posible que no sea recomendable realizar viajes largos y que tu veterinario tenga a su disposición medicamentos contra la ansiedad si es necesario. Si tu perro está feliz de viajar en viajes largos, recuerda que al igual que los humanos, los perros necesitan estirar las piernas y aliviarse, así que asegúrate de planear detenerte cada 3 a 5 horas. Sin embargo, todos los perros son diferentes, así que si sabes que es probable que tu perro se ponga inquieto cada dos horas, haz tus paradas más frecuentes.

Qué llevar

Aquí hay una pequeña lista de elementos que puede empacar en el auto para darle tranquilidad a ti y a tu perro:

  • Correa
  • Asiento de perro o caja / perrera
  • Agua y tazón
  • Golosinas
  • Un juguete
  • Manta / cama para perros
  • Bolsas de basura
  • Medicación
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Los registros médicos de tu perro.
  • Certificado de salud
  • Suministros de aseo

También es recomendable hacer una lista de hospitales veterinarios accesibles (¡y abiertos!) A lo largo de tu ruta, solo para estar seguro en caso de que tu perro necesite asistencia profesional.

Viajando por aire

En términos generales, viajar en avión con perros no es lo ideal. Aunque algunas compañías aéreas te permitirán traer a tu mascota en una compañía de transporte si es lo suficientemente pequeña como para caber debajo del asiento que tiene delante, las mascotas más grandes no tienen tanta suerte y tienen que viajar en carga.

Sin embargo, existen algunas aerolíneas que admiten mascotas. Una de estas aerolíneas es Pet Airways, una aerolínea solo para mascotas que permite a las mascotas volar en la cabina principal. Sin embargo, estos vuelos solo están disponibles en un número limitado de ciudades.

Alojarse en hoteles

Planear e investigar el hotel con anticipación es esencial si viajas con tu perro. Algunos hoteles aceptan perros y ofrecen camas especiales para perros, servicio de cobertura (hasta el tratamiento de la almohada), servicios de spa para perros y guardería para perros. Pregunta qué servicios están disponibles para tu perro, pero recuerda averiguar qué costo implica. Muchos hoteles cobran un depósito no reembolsable por mascota a la llegada, y luego cobran una tarifa diaria por mascota.